lunes, enero 4




Sueño con ballena.


Desciendo por una calle con mi padre. Miro hacia el mar, y en la bahía emerge, se sumerge y vuelve a aparecer una inmensa ballena. De alguna forma, parece que la ballena nada hacia atrás. Quiero bajar y llegar a la orilla, para sentarme y contemplar a la ballena, tan inmensa que ocupa más de la mitad de la bahía. La visión es hermosa (me conmueve tanto que cuando momentos después de despertar, no quiero volver a dormir para conservar su imagen).
Es el animal más grande que haya existido. Quiero llegar hasta la orilla, porque de algún modo sé que trae un mensaje, algo quiere decir.

Cuando he bajado ya algunas calles hacia la orilla (estaba lejos), veo que hay muchísima gente en la costanera. Aquí no recuerdo muy bien. Me da la impresión de que la gente no entiende lo que la ballena quiere comunicar, quizá no saben que algo quiere comunicar: sólo miran anonadados.
Al final, la ballena se marcha. En el fondo simplemente sigue su camino. Lo curioso es que se va nadando hacia atrás, aunque en verdad no es un nadar rectilineo: el inmenso animal se mueve a sus anchas en el mar.
Pienso en mi sobrino (que tiene dos años), y quisiera mostrarle la belleza de este ser, mientras lágrimas caen de mis ojos cuando recuerdo que hay gente que mata a estas ballenas.
Despierto.


[Esto no ha sido escrito con fines literarios, sino porque la escritura sustituye a mi malísima memoria. y esto lo quería recordar. Creo saber lo que significa el sueño, lo que quería decir la ballena, y me hace sentido]

1 comentario:

Pseudochaman dijo...

Sufrimos el mismo mal de la memoria. Saludos y sigamos buscando sentido a las cosas