martes, junio 23



¿Y qué sería lo peor que podría pasar?
Que lo pierdas todo. Que lo que has conocido, lo que te ha sido querido, lo que ha formado parte de tus seguridades cotidianas, la certeza de tus rutinas, la seguridad de que todo siga siendo siempre del mismo modo, todo, cambiase para siempre, y que de eso que desde entonces sería tu pasado, ya no quedase nada más que el recuerdo vago, la imagen imprecisa, el abrazo a no repetirse.
Pero y entonces, ¿se habría acabado todo para tí?

¿Soportarías el duelo de lo que fuistes para empezar de nuevo?
¿Podrías, querrías empezar de nuevo?


La esperanza puede llevarte a los lugares donde no has estado
y allí estaré esperando por tí.


Aguanta la noche.

2 comentarios:

Sara dijo...

Lo peor? no. Al menos que sea perder el conocimineto de lo que uno ha sido, de lo que ha vivido y quedar en blanco.

Es algo que me identifica ahora, en este momento. Porque para el prox. año tendré que empesar de nuevo, de cero; un entorno nuevo, un hogar nuevo, rodeada de gente nueva en un lugar nuevo y con nadie en él que conozca... no lo digo con certeza porque no sé si algo puede cambiar a último minuto y tenga que seguir el mismo rumbo de siempre, en el lugar que he estado desde nacimiento, la X region.

Nunca es malo empesar de nuevo, al contrario. Es una oportunidad de empesar un nuevo escenario, un nuevo capítulo de la vida. Lo demás quedará como un recuerdo de lo vivido.. una escena realizada.

(muchos comentarios por hoy, soy una intrusa en su blog. debo admitir que aqui se encuentran bastantes cosas sobre las cuales reflexionar. pero me sorpreden los pocos comentarios que tienen sus entradas...)
;)

soy existo dijo...

Bueno, en primer lugar quizá no fue claro el texto al explicitar una idea que tenía implícita al escribirlo, y es cuando esos cambios no ocurren porque uno los buscó, sino que la vida lo arranca a uno de cuajo de donde estaba, ya sabes, muerte de seres queridos, rupturas o cualquier perdida o de esas cosas malas que suelen ocurrir, y claro, ahí es malo porque uno estaba bien donde estaba... Y cuando la cosa se pone así de fea, ahí es cuando entra la esperanza.

Y en segundo, siempre es grato tener visitas de personas con la sensibilidad suficiente como para que le importen aquellas cosas que para la mayoría ni siquiera son tema. Cierto es que no llueven los comentarios, pero quizá si fuera mucha la gente, lo pensaría tres veces antes de escribir, y entonces con una nueva máscara perdería algo de la libertad con la que me puedo expresar en esta cueva cibernética, jeje


Saludos y suerte en los nuevos capítulos de tu vida ;)