viernes, abril 3

sueños dentro de sueños

En mi sueño habrá arena.
La extensión infinita de lo que no es aún,
completamente y hasta los confines impensables del espacio que todavía no existe
siendo arena,
vasta, incomprensible, eterna y sin forma.
Las horas incontables y repetidas,
el transcurrir interminable de los eones,
silencio por ningún oído profanado aún
claridad imposible,
oscuridad sobrecogedora, plena y total.
negación primigenia
suspendido el sueño en la contención de sí mismo antes de sí.

Hasta que de la arena emerjan las cosas
plurales y opuestas
situadas y móviles
dispersión saturada de su rugosidad y contacto,
reflejo y fragmentación sobre las superficies, su opacidad y sus bordes,
quebrado una y otra vez sobre lo extraño y alterno
centro y periferia, multiplicado e inerte,
arbitrario como las piedras entre las piedras,
separado y mudo.

Ciego hasta el segundo antes de despertar
de que exista y sea en y con las cosas
ahora
leyendo estas palabras

2 comentarios:

Anónimo dijo...

traducir la realidad es apartarse de ella, apartarse de la realidad es sentirse extraño en ella...no confias en nadie?

soy existo dijo...

me cuesta confiar en las personas que se amparan en el anonimato...

"traducir la realidad es apartarse de ella" es ya, en si misma, una traducción de la realidad, una afirmación de lo que es o no es, de lo que debe o no ser. es afirmar, de hecho, que hay una realidad, y una afirmacion acerca de si puede ser interpretada o no.

y si, a veces me siento extraño en lo que las mayorias conciben la realidad, porque no creo que eso sea todo. que plaicdo seria ser oveja...